Demonios y fantasmas

Ni la cadena perpetua ni la pena de muerte alejará a los demonios, si acaso a los fantasmas. Conocemos países que ejecutan o mantienen entre rejas a los asesinos, y sus índices de delincuencia son tremendos. La justicia que aplicarían las víctimas no resulta eficaz. Por desagradable que nos resulte hay que centrarse en los asesinos para frenar los crímenes: no son tan ajenos como quisiéramos, son vecinos aparentemente normales que un día muestran lo peor de nosotros mismos, la parte más oscura y ruin. Pero no son extraños, están ahí mismo: en Rociana, en Sevilla. Es preferible reconocer ese rostro horrible de nosotros mismos, y enfrentarnos de una vez a los mecanismos y perversiones de la sociedad que hacen que un vecino se convierta en asesino, antes que ejecutarlos o condenarlos a una celda de por vida. Porque así sólo conseguiremos alejar los fantasmas, pero nunca a los demonios.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario