Depredadores ambientales

Cada vez llueve menos y cada vez gastamos más agua. Piscinas y campos de golf, regadíos, jardines. Ha sacado la Junta un decreto para evitar que se rieguen los campos de golf con agua potable. Lo increíble es que se pudiera hacer semejante barbaridad. Imposible que los pantanos se recuperen. Pronto tendremos otro en Huelva, que tampoco llenaremos por una simple cuestión: gastamos toda el agua que embalsamos, incluso antes de embalsarla. Depredadores ambientales en estado puro. Y no tenemos previsto cambiar de actitud: queremos una piscina en el adosadito de la ciudad, un pozo en la casa de campo, un campo de golf cerca de casa y jardines por toda la urbanización. Luego llegarán las restricciones, la sequía recurrente de cada verano. No importa. Sabemos lo que pasa, sabemos cómo solucionarlo. Pero no queremos. Gaspar Zarrías tiene que sacar un decreto para que no se rieguen los campos de golf con agua potable. La guardia Civil no da abasto para cerrar pozos ilegales. No usamos el agua: abusamos de ella. Pero no importa: el mundo está para consumirlo. De saldo.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario