Desahuciados

Podemos estar satisfechos: hemos cambiado el problema de sitio. La familia que fue desalojada hace unos días en la calle Gonzalo de Berceo ahora se apretuja en el espacio que le han proporcionado unos familiares. Por supuesto, la problemática social que originó la denuncia y su correspondiente resolución judicial no se ha solucionado en absoluto, más bien tiene toda la pinta de haberse agravado. A cambio tenemos un motivo más de conflictividad en una zona ya de por sí marginal e insegura. Fueron los mismos vecinos que hace tiempo protestaron por las molestias que causaba la familia los que luego han provocado los altercados de estos días. Pero la violenta reacción vecinal no se refiere tanto al fondo del asunto como a la forma en que supuestamente procedieron las fuerzas de seguridad. Nadie discute que haya argumentos legales para el desahucio, y seguramente tampoco habría alternativa posible al desalojo más o menos brusco -llamémoslo así- de la vivienda. Pero en tantísimas denuncias de construcciones ilegales (por ejemplo) que la justicia acumula, pocas veces se ha actuado con tan poco miramiento. Hay acusaciones de racismo porque la familia era gitana, pero no creo que haga falta llegar tan lejos. Además de gitanos eran, sencillamente, pobres.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario