«~Desierto~»

Dice el diccionario: “Territorio arenoso o pedregoso, que por la falta casi total de lluvias carece de vegetación o la tiene muy escasa.” Osea, como una playa sin mar. Pues eso. Aunque también dice el diccionario, como frase coloquial, “clamar en el desierto: Intentar, infructuosamente, persuadir a quienes no están dispuestos a admitir razones o ejemplos”. Osea, lo que hace el Frente Polisario desde hace años respecto a los derechos del Pueblo Saharahui, condenado a sobrevivir en el desierto de Argelia, en una inmensa playa sin mar, sin su mar. Pendientes de un Referéndum que no llega nunca, pendientes de la chulesca actitud de Marruecos, hábil negociadora y escurridiza de la tibia presión de la ONU. Los campamentos en Tinduf son un ejemplo de resistencia, claro. Pero
también una denuncia permanente a la hipocresía de la comunidad internacional en general, y de España en particular. Los niños saharauis no conocen el mar: sus padres sí, lo añoran. Pero ya es demasiado tiempo el que llevan esperando respuestas: a cambio les mandamos caravanas y apoyos coyunturales, que animen y prolonguen la resistencia. Pero el desierto sigue siendo su casa y su prisión. Claman en el desierto. En una playa sin mar, sin su mar.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario