Desquiciada soberbia

Aprovechamiento cinegético: bonito eufemismo para decir caza. Pero ni siquiera vamos a entrar en lo cuestionable que resulta esta actividad en pleno siglo XXI: hace mucho que la caza dejó de ser un modo de vida. Pero lo del veneno está muy, pero que muy feo. Estamos desquiciados, fuera de juego. No se como llamarlo: prepotencia, soberbia, estulticia, inconsciencia… El caso es que no sólo nos divierte liarnos a tiros con los conejos, sino que para más diversión echamos algunos venenos y cepos para evitar que algún buitre se nos adelante. Nuestra relación con la naturaleza es caótica, somos unos depredadores insaciables, agotamos los recursos, suplantamos bosques con campos de golf, lo envenenamos todo a nuestro paso. Estamos empujando a miles de especies a la extinción, y luego nos gastamos miles de millones en protegerlas de nosotros mismos. Una locura de magnitud planetaria. Y que ha tenido una pincelada grotesca en Puebla de Guzmán, donde un señor se ha cargado a un montón de bichos para proteger a otros bichos, de manera que puedan ir unos señores con escopetas a cargárselos y a engancharlos en su cinturón de cazador machote. No me dirán que no resulta estridente. Pero así están las cosas: el coto de este señor está cerrado, imagino que alguna multa le caerá. Pero lo que no me parece que vaya a cambiar mucho es esta desquiciada soberbia con con el ser humano se relaciona con el resto de especies, con los bosques y los mares, con aquello que nos da calor y alimento.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario