El acabose

Nuestro Diccionario lo define como aquello que ha llegado a su último extremo. Y eso mismo pensarán, tomando las uvas, los sufridos fumadores de este país. Ese en el que se interrumpía innumerables veces la jornada laboral -extraoficialmente- para deleitarse con intensas bocanadas de humo.Pues bien, si usted fuma, ya sabe que sólo le queda un día para gozar de la mejor de las dimensiones del fumar: hacerlo en reuniones sociales. Porque con esta medida gubernamental lo que se va a conseguir, indudablemente, es acabar con el fumador social, porque el adicto -ese que es capaz de fumar en la intimidad de un retrete- va a poder seguir matándose lentamente, con la bendición de Hacienda. Pero no se preocupe porque, como contrapartida, va a disfrutar de nuevas emociones, y se le va a abrir un horizonte se sensaciones, que ni la maldita nicotina podía proporcionarle anteriormente. Podrá sentir el miedo a la sanción, el peligro de ser descubierto, la mirada incisiva de un no fumador o incluso será invitado a abandonar más de un establecimiento; y entonces recordará también sus años mozos y puede que un día, cuando nadie le diga lo que tiene que hacer, usted mismo decida dejar de fumar, si quiere.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario