El agua, un derecho universal

 

En varias ocasiones y a través de distintos medios he escuchado decir que la tercera guerra mundial será en torno a la escasez del agua. Es esta una manifestación muy dura y sin embargo va haciéndose un dicho popular que vamos asumiendo sin mucha dificultad y que probablemente termine haciéndose realidad si no vamos poniéndole remedio.

La tierra está cubierta por un 70% de agua, pero solo el 2,5% es agua dulce y de esta, solo el 0,3 por ciento es agua dulce accesible al consumo humano. A esto hay que sumarle el acceso cada vez más difícil debido a la desertización y contaminación de ríos, lagos y acuíferos y la descompensación de distribución a nivel global.

No es mentira que nos encontremos en una situación crítica, pero como alternativa al fin bélico quizás es bueno saber que pese al vacío mediatico que se pretendió hacer del tema en su momento y que aun hoy continua, el 28 de julio de 2010 y como fruto de una propuesta realizada por el actual presidente de Bolivia, Evo Morales, la Asamblea General de la ONU aprobaba la resolución por la cual se reconoce el derecho humano al agua y el saneamiento como bien esencial para el pleno disfrute de la vida y del resto de derechos humanos.

Si bien esta propuesta no tuvo ningún voto en contra, sí que contó con la abstención de los 42 países pertenecientes al grupo de los conocidos como países del norte o naciones ricas, los cuales tienen grandes intereses comerciales en la privatización de este bien.

Frente a la guerra del agua que tanto se empeñan en vaticinarnos, el grupo de países que votó a favor de la resolución, nos invita a sumergirnos en la revolución universal del agua. Tal revolución se caracteriza por ser una mera invitación a desarrollar una conciencia global que rescate este bien común para toda la ciudadanía mundial.

Es decir, que sí que existe alternativa ante un problema tan real como la escasez del agua potable y esa alternativa es una propuesta del sur al norte. Porque sería de mentalidades muy pobres pensar que en la era de los levantamientos sociales basados en el principio de la no violencia, las comunicaciones en redes, o las plataformas que conciencian, forman y actúan desde la soberanía ciudadana no existe otra alternativa que la guerra.

Como dice Leonardo Boff: “o superamos el individualismo crónico de nuestra cultura rumbo a la cooperación de todos, o entonces vamos al encuentro de lo peor, del camino ya recorrido por los dinosaurios”.

 

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario