El corazón de qué tierra

Hace unos días pude ver, ya en vídeo, la película de Cuadri “El Corazón de la Tierra”. La perspectiva que da el tiempo nos permite ver y juzgar aquello que pasó con algo más de objetividad: una empresa extranjera explotando nuestros recursos, provocando graves e irreparables daños al entorno, destrozando la salud de los ciudadanos y usando los salarios como un recurrente chantaje para perpetuarse. Ahora lo vemos, así, desde un sillón, algunos años después de cerrar aquel nefasto capítulo. Y nos parece increíble, alucinante, escandaloso. Pero si vuelven a leer el párrafo anterior tal vez les recuerde lo que hoy pasa, aquí, ahora. Y entonces ya nos parece un poco menos alucinante y escandaloso, y algo más cotidiano, más tolerable. Pero no lo es: nuestro presente industrial es tan intolerable como aquel pasado minero. Sólo nos falta la perspectiva del tiempo, la objetividad que da el paso de los años. Alguien, mañana, hará una peli sobre una empresa que, vulnerando las leyes, le construyó a Huelva un cinturón de residuos radiactivos. Y la gente la verá exclamando: ¡increíble!.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario