El cordón real

A Manuela, una señora de mi barrio que suelo ver en la frutería, no le ha gustado lo de las células de la Infanta Leonor en el extranjero. ¿Pues no decían que eso de andar toqueteando las células madre estaba prohibido?, decía la mujer. Ahí fue donde intervine para explicarle que no, doña Manuela, que lo que han hecho los príncipes es mandar a congelar el cordón umbilical de su hija, y además, la investigación con células madre ya está regulada aquí en España. Ay hija, una no se entera… Y digo yo, ¿eso de guardar el cordón sirve para algo? Pues no se sabe, doña Manuela, en algunos casos sí y en la mayoría parece que no. Supongo que los príncipes lo habrán hecho por si acaso. Claro, claro, se conformó la señora, quién no quiere lo mejor para sus hijos… Dudó un instante y me soltó la pregunta: y tú, que pareces tan enterada, ¿sabes si el cordón se podía congelar en España? Pues sí, señora, se pueden donar y congelar los cordones igual que se donan los órganos, y hasta recibir un trasplante del propio cordón si al niño le hiciera falta. Y se hace en la sanidad pública, para que todos tengamos derecho a esos servicios. Pues eso es lo que yo decía, refunfuñó. Que si los hospitales españoles son tan buenos, qué hacen las células de mi infantica por el extranjero. Mira que si se pierden…

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario