El día de Todo al Revés

No es mi intención justificar el inoportunismo y la apología de la violencia, si es como lo cuentan, de los titiriteros de Madrid en la representación de la obra “La bruja y Don Cristóbal”. No hay duda que los niños no eran el público al que debían dirigirse, pero sí era el lugar y también el momento, porque el lugar era la calle y eran carnavales, periodo festivo históricamente conocido por ser unos días de descontrol, permisividad, escenificaciones irreverentes y políticamente incorrectas.
En una de las tantas películas sobre Robin Hood, la banda de ladrones se aprovecha del día de carnavales para poder entrar disfrazados en el castillo, donde reside el noble que alimenta sus riquezas a base del hambre del pueblo, para vencerlo y devolver la dignidad a los oprimidos. En la adaptación de Disney sobre el Jorobado de Notre Dame se celebra el día de Todo al Revés, un día donde el repudiado Quasimodo se atreve a salir a la calle y mezclarse con la gente porque como dice la canción, ese día “cada hombre es un payaso en libertad”. Si en el caso de los titiriteros de Madrid el problema reside en que su público era infantil, en esta adaptación de Disney la figura del malvado Frollo está cargada de tensión sexual y violencia y que yo sepa no se ha denunciado aún.
El caso es que la obra que ha causado tanto revuelo es una adaptación de una que escribió García Lorca en 1930, y a ella pertenece todo ese enaltecimiento a la violencia del cual se acusa a estos dos jóvenes, los cuales lo único que han hecho es adaptarla a un lenguaje moderno donde la protagonista es la bruja y no el viejo con tintes de pederasta, Don Cristóbal. Porque quizás en realidad se trataba de sátira, por eso la protagonista era mujer que llega a matar a quien quiere violarla y quizás por eso la representan como una bruja. Pero claro, esto no podemos saberlo porque hasta ahora lo que nos llega es una historia ya cerrada con dos jóvenes en prisión.
Sibilinamente se están criminalizando todas nuestras libertades y nosotros mientras ahí andamos, dándoles la razón a los telediarios sensacionalistas, los cuales nos dan la información ya manipulada, masticada, y sentenciada. Tampoco hay que excusar la responsabilidad del Ayuntamiento en todo esto, pero se vuelve a tratar de una caza de brujas protagonizada por quienes perdieron su poder en Madrid. Su empeño en desprestigiar al equipo de Carmena es infantiloide y me recuerda al coleteo espasmódico y violento del rabo de la lagartija, dando latigazos en el aire cuando ésta se desprende de él.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario