El día después

Pasan las navidades con la sensación de alivio para unos y de exceso para otros, porque lo que tienen estas fiestas es que no nos dejan indiferentes, exige un posicionamiento aunque no nos apetezca. Ni crisis ni gaitas. Cual huida hacia delante y, a pesar de la inestabilidad económica y al paro galopante, se nos ha sugerido hasta la saciedad que consumamos, que tiremos de tarjeta, de créditos express, de lo que sea, para mantener el ritmo y de paso ser compasivos con el sector del comercio. Y ahora que todo ha terminado, nos levantamos con la resaca de no saber muy bien cómo llenar todos los agujeros que minan nuestra realidad. Y cuando llegue el cargo de la tarjeta y la llamada inoportuna del banco nadie saldrá en nuestro auxilio, pero eso sí, tendremos ardor de estómago y la casa llena de cacharros. ¿Cuándo sabremos vivir con lo que tenemos? ¿Cuándo reconocer hasta donde podemos llegar? ¿Hasta cuándo podremos mantener este ritmo?

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario