El fin de los asentamientos

Resulta irónico que el sector agroalimentario de Huelva pida al gobierno de España un aumento en el número de personas contratadas “en origen” igual al número de personas que algunas entidades sociales sostienen que malviven en asentamientos chabolistas durante los meses que dura la campaña de recogida de la fresa.

Yo no se muy bien cómo va esto -y a lo mejor voy a pecar de ingenuo- pero me voy a atrever a hacer una propuesta que concierne a unos y otros: a los empresarios agrícolas les pediría que, en vez de irse a las montañas del Rif a buscar esas trabajadoras que les faltan, se comprometieran a contratar y dar alojamiento (como dice el convenio del campo) a esos trabajadores que, año tras año llegan a la provincia de Huelva con la esperanza de poder trabajar, aunque sean unos días (esperanza que no debe verse tan defraudada si es cierto lo que denuncian las oenegés). A las organizaciones sociales que denuncian el drama de los asentamientos chabolistas correspondería pasar la información necesaria para que esa contratación sea viable: dicen que el 70% de las personas que viven en ellos disponen de permiso de trabajo. Del resto es posible que la mayoría cumpla los requisitos necesarios para poder obtenerlo. Esta parte es la que correspondería al gobierno: facilitar esos trámites, flexibilizar los requisitos para que se den los correspondientes permisos a aquellos que todavía no los tengan o que los perdieron de forma sobrevenida.

Sugiero que las organizaciones agrarias unan sus fuerzas a las de carácter humanitario y que lo que pidan al gobierno es ayuda para que un plan de este tipo se ponga en marcha y en la campaña de 2017 se de un paso de gigante hacia el logro de ese objetivo en el que todos parecen estar de acuerdo: erradicar el chabolismo en nuestra provincia, terminar de una vez por todas con esos asentamientos que parecen cronificarse acostumbrando nuestra retina a su presencia en el paisaje como algo inevitable.

Si tenemos una pequeña oportunidad para solucionar el drama chabolista, aprovechémosla. Creo que hubo incluso un acuerdo para que en 2020 se acabe con este problema. Empecemos ya. Coloquemos a nuestra provincia en la vanguardia del buen hacer, del buen acoger, del buen trato a los trabajadores y las trabajadoras. Seamos noticia, en la prensa internacional, si es posible, por ser capaces de acabar con el drama de los asentamientos chabolistas.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario