El fin del mundo

Quizás el lector no lo sepa, pero el hecho de que hoy haya una sola persona leyendo este artículo es para celebrarlo por todo lo alto, pues según vaticinaban por ahí, esta madrugada pasada, además de ser la línea que marca el final del verano y el inicio del otoño, iba a ser también, y una vez más, el día de la destrucción de nuestro planeta. Algunos alegan como señal del final de todos los tiempos el segundo encuentro que el papa Francisco y el presidente Obama tendrán hoy en la Casa Blanca, después de que Francisco haya pasado unos días por Cuba y haya aprovechado para dialogar con Castro. Porque cuentan por ahí que la mediación de Francisco, cabeza visible de una religión y cada vez más aclamado líder interconfesional, ha sido imprescindible para el acercamiento de los dos países, aunque yo diría más bien para el acercamiento de las ideologías de los gobernantes de estos dos países.

En todo caso los hechos que se dan en este mundo cada vez más complejo son muy enrevesados pero no por ello menos simbólicos y con cierto punto gracioso, porque son expresión de lo que vivimos, de las contradicciones de nuestros mundos, de lo que se nos impone y de lo que realmente anhelamos y queremos: el monarca absoluto de un pequeño estado invitando a un pueblo a servir a las personas ante que a las ideas, en la Plaza de la Revolución de La Habana bajo la atenta mirada del Che. Castro recibiendo a Francisco ante los periodistas con un chándal de una de las marcas más representativas del capitalismo. Mientras al otro lado, esperando paciente y deseoso para poner en común con Francisco los valores que comparten, el presidente de gobierno de la primera potencia mundial.

Puede que para algunos el acercamiento entre EEUU y Cuba gracias a la mediación de un líder religioso sean signos suficiente para creer en un apocalipsis. Yo sin embargo frente a todo pronostico prefiero quedarme con la esperanza de ver que la parte de la América hasta ahora ninguneada, empieza a ser vista y escuchada, no por lo que se hizo con ella en tiempos de la colonización y la visión que de estos nos han vendido, sino porque por fin Latinoamérica comienza a tener la oportunidad de poder compartir con el mundo la visión que tiene de su propia historia. Y aunque estoy deseando ver como Francisco reniega de todo título y cargo incoherentes con el mensaje que promulga, veo como buen proceso que esté ayudando a hacer pública la otra parte de un cuento que hasta ahora siempre repartía a los mismos los peores papeles.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario