El final del verano

Les confieso a ustedes que me da tanta pereza escribir este artículo del fin de las vacaciones, como empezar a currar. Ni siquiera tengo ánimos para animarles a que levanten el espíritu con buenos propósitos, esa inevitable lista que se trae en la mente tras la disipada vida veraniega, y que contiene seguramente alguna dieta, alguna vaga propuesta deportiva, alguna repentina intención de aprender idiomas. Yo, como la mayoría de ustedes, me encuentro sumido en la depresión post-vacacional, ¿Qué podría sugerirles? Se me ocurre que no hay mejor terapia que aprender a que la vida nos haga sus propuestas. En esta fiesta brava del vivir y el morir, que decía Otero, no se pueden ver los toros desde la barrera. Estamos de vuelta en el camino que aparcamos por un necesario espejismo de verano, y aguardamos lo nuevo, lo grande y lo pequeño. Esperando que la vida nos sorprenda Y lo demás, sobra.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario