El foro de la dignidad (y II)

Por las mismas calles que vieron cómo la inmolación de un joven de 26 años desembocó en una revuelta que acabó derrocando un régimen dictatorial, se ha desarrollado hace pocos días la llamada “Marcha de los pueblos”, que tradicionalmente abre las ediciones del Foro Social Mundial (FSM). He buscado con empeño noticias sobre esta manifestación, un “escaparate” con 30.000 mil personas de 130 países que visibiliza la riqueza y complejidad del Foro, y no he encontrado nada ni en televisiones ni en periódicos nacionales. Sin embargo, a pesar del muro de silencio, el FSM sigue siendo el espacio más amplio de trabajo e intercambio con que cuenta la sociedad civil a escala mundial. Y buena parte del futuro de los movimientos sociales se está escribiendo estos días en Túnez.

Esta edición se realiza en un contexto espacial y temporal muy significativo. Por un lado, la elección de Túnez, cuna de la primavera árabe, no es casual. Todo el Norte de África bulle, con conflictos endémicos y con nuevas situaciones en las que Occidente pretende seguir imponiendo su doble juego. Este llamado “Foro de la dignidad” puede abrir nuevos horizontes, puede fortalecer a las fuerzas democráticas del Magreb. Por otro, estamos en un momento crucial en el que se profundizan las crisis estructurales del sistema, el capitalismo ya no solamente ahoga extensas zonas de África o América Latina, sino también el corazón de Europa. Organizaciones como ATTAC, o nuevos movimientos políticos de izquierda, dejan aquí constancia de la denuncia contra estas formas modernas de esclavitud, sin olvidar que son más necesarias que nunca las alternativas.

El Foro está canalizando toda esta problemática, a veces como desahogo, otras con propuestas audaces y creativas. Hay cuestiones urgentes que ya solamente pueden ser abordadas por instancias políticas de carácter mundial: las migraciones, la globalización económica, la sostenibilidad ecológica, el cambio climático… Pero los estados no tienen suficiente poder para solucionarlas, pues muchas de sus decisiones siguen estando en manos de entidades sin rostro. Entonces, ¿cómo pasar de los movimientos sociales a un movimiento político mundial?, ¿cómo construir la gobernanza mundial desde una profundización democrática? El Foro no tiene una única respuesta, pero desde su carácter dinámico es la puerta para ir encontrándolas. Una auténtica Internacional del siglo XXI.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario