El gesto del ayuno

Hoy celebramos el día del ayuno voluntario. Es una de esas fechas que pasan desapercibidas. Incluso, en numerosas ocasiones, creemos que eso de ayunar tiene poco sentido. “Total de qué le sirve al Tercer Mundo empobrecido que yo ayune”, solemos pensar. Y quizás nos estemos equivocando. El gesto del ayuno es una forma de solidaridad activa con los más desfavorecidos. Sólo lo que vivimos y experimentamos nos duele. Por más que yo le explique a alguien lo que supone un dolor de muelas, si ese alguien no lo ha experimentado, difícilmente puede sentir lo que yo siento. Sentir el hambre, aunque sólo sea por un día, puede ayudarnos a comprender mejor lo que los excluidos sienten un día sí y otro también. Hoy desde esta columna queremos invitaros a ayunar, queremos invitaros a sentir lo que sienten los empobrecidos del Tercer Mundo, queremos invitaros también a donar el dinero que supone comer durante un día a aquellas organizaciones que están comprometidas con la causa de los pobres. Es algo pequeñito, que está en nuestra mano, algo que puede concienciarnos de la necesidad de trabajar por otro mundo más justo y más solidario, porque es verdad que otro mundo es posible.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario