El huerto de Sebastián

Sigue a la espera de que el Ayuntamiento o quien sea, -un día vio a Rodri por allí, y éste le aseguró que lo diera por hecho- se anime a hacerlo. Fue de esas promesas que a él, particularmente, le hicieron una particular ilusión: ahora que se había jubilado, poder aprovechar aquellos terrenos, rescatando las técnicas que su padre y su abuelo le habían enseñado, cultivando con esmero lechugas, pimientos o pepinos. Era como volver a la infancia. Y era como hacer que aquella forma de hacer, de cultivar la tierra no se quedara en el olvido. Pero veía como un día y otro día y otro los “huertos” del Parque Moret seguían baldíos, atascados entre la maquinaria burocrática y la desidia política. Era una bonita iniciativa esa de dejar algunos terrenos del parque a vecinos que hicieran de ellos pequeños huertos. Demasiado bonito para ser verdad, se dijo. Porque de momento, sólo es otra promesa incumplida.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario