El jardinero fiel

Con la resaca de las elecciones y un catarro imponente, aprovecho este lunes perezoso para ver un peli que me recomendaron: [{{«El jardinero fiel»}}->http://www.cineismo.com/criticas/jardinero-fiel-el.htm] (una burda manera de traducir «The constant gardener»). El argumento hila una historia de amor con las [{{aberraciones de la industria farmacéutica en África}}->http://www.msf.es/]. Resulta aterrador, sobre todo porque sabemos que cualquier parecido con la realidad es pura realidad. No hay ficción en la película, y eso nos deja con mala conciencia: ¿podemos vivir sabiendo eso?. Pues sí, podemos. Y de hecho lo hacemos. Me recordaba unas fotos que recorté el otro día de la prensa: [{{cayucos repletos de cadáveres}}->http://medios.mugak.eu/noticias/noticia/99494], cayucos que no consiguieron llegar a la costa canaria, y que son encontrados por pesqueros a miles de kilómetros. Una muerte lenta en el fondo de una barcaza que debería de haberlos traído al paraíso, y que sin embargo los llevó al infierno. Y no tenemos ninguna excusa, nada nos justificará ante las generaciones venideras. Ellos verán las fotos, revisarán las hemerotecas, y se preguntaran por qué una generación con todos los medios a su alcance no fue capaz de poner fin a esas barbaridades. Se preguntará por qué destinamos nuestros conocimientos y nuestro poder a matar o dejar morir a millones de personas, a un continente entero. Es terrible todo esto que pasa, pero más terrible aún resulta nuestro silencio y apatía.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario