El mejor adiós

Cuando era un niño me apartaban de esas cosas, no me dejaban acercarme, los mayores se ocupaban de todo, yo quería estar pero no podía, ahora que soy adulto o por lo menos lo parezco, asistí hace unos días a una escena que nunca se me olvidará, estoy seguro, una enseñanza de la vida en las horas finales de un hombre.

La muerte ese paso a otro plano, debe producirse de la forma más dignificante para el/la que la recibe, es la ?última? experiencia que recibe el ser humano y el adiós que le damos a nuestros seres queridos.

Tuve la oportunidad de ser testigo indirecto de la muerte más digna que puede tener el ser humano, este señor ya anciano murió en una habitación sencilla, de 7 metros cuadrados, rodeado de todos sus nietos y de todos sus hijos, como una piña, abrazados, acompañaron al buen hombre en su agonía como yo jamás había visto, recibió en todo momentos atenciones, palabras de amor, caricias… ninguno de ellos abandonó la habitación durante todo el trance, como algo natural y solemne.

Esta escena de entrega me llena de esperanza, me hace ver lo bueno del ser humano y me hace creer que podemos hacerlo mejor.

Por desgracia, conocemos casos de personas que en sus horas finales no tienen derecho a despedirse, a una Muerte Digna, ahora sé exactamente lo que significan estas palabras, y la importancia que esto tiene, lo he visto con mis propios ojos.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario