El poder del ladrillo

En la Comunidad de Madrid, dos tránsfugas obligan a repetir unas elecciones. En Camas una tránsfuga denuncia un supuesto soborno. En Gibraleón y Beas unos tránsfugas cambian al alcalde y a la alcaldesa… Lo de Marbella parece que no es un caso aislado. Claro que allí, como todo es exagerado, hay apropiación indebida y no sé cuántas corruptelas más, mafias incluidas, que irán saliendo a la luz. Pero, decía, que no parece que sólo en Marbella haya chanchullos procedentes de comisiones ilegales o favores a constructores. El litoral onubense anda lleno de bloques de hormigón que están destruyendo la costa. Y el sentido común dice que no deben de ser muy legales esas construcciones. Las zonas verdes de muchos PGOU desaparecen sin previo aviso. Mientras no cambiemos las reglas de juego, parece que la política municipal, no depende tanto de los partidos cuanto de las empresas inmobiliarias. Es la “única” forma que encuentran los ayuntamientos para financiarse, cuando no los políticos para enriquecerse. Hay que revisar la financiación municipal, hay que revisar también las listas cerradas, hay que ponerse manos a la obra para frenar las corrupciones. El PP provincial ha propuesto un pacto antitransfuguismo. Que sea de verdad.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario