El precio de mi tele

¿Cuánto me cuesta ver “mi” tele? A la pública me refiero. Parece que unos 60 euros al año por contribuyente medio, y a las propietarias de las teles privadas el 3% de sus ingresos, en total unos 1200 millones de euros al año, algo que ahora nos dicen es totalmente inasumible para el erario público. Bueno eso dicen, pero yo me he vuelto a hacer la pregunta y no estoy de acuerdo. ¿Cuánto me cuesta ver realmente la tele pública?, la primera o la Dos o el Canal 24 Horas. Pues (…)¿Cuánto me cuesta ver “mi” tele? A la pública me refiero. Parece que unos 60 euros al año por contribuyente medio, y a las propietarias de las teles privadas el 3% de sus ingresos, en total unos 1200 millones de euros al año, algo que ahora nos dicen es totalmente inasumible para el erario público. Bueno eso dicen, pero yo me he vuelto a hacer la pregunta y no estoy de acuerdo. ¿Cuánto me cuesta ver realmente la tele pública?, la primera o la Dos o el Canal 24 Horas. Pues teniendo en cuenta que me libra del aturdimiento de muchos reality amarillos, me redime de la indigestión provocada por el adoctrinamiento de la publicidad, me ofrece información menos interesada y más plural que las privadas, y que me permite acceder a espectáculos deportivos de los llamados minoritarios, puedo concluir que la actual tele pública no es cara. Si entendemos por bienes la cultura, la información, el entretenimiento o el conocimiento, si valoramos convenientemente los programas culturales, la cuidada atención al público infantil o una mayor preocupación por los problemas del ciudadano, podremos percibir de manera distinta el precio de las teles públicas.

Ahora que empezábamos a disfrutar de la independencia de RTVE de la apisonadora publicitaria y a elegir una programación plural alejada de la frivolidad, se ha lanzado un temible globo sonda: ¡es necesario vender Teledeporte y Clan y prescindir de las series de más éxito de la Primera! vamos que van a fastidiar a niños y a mayores. En definitiva nos avisan de que ya hay planes para repartirse el pastel, para dejarme a mí y a mi familia con una oferta cultural más Pobre.

El descuartizamiento de lo público empieza con el lanzamiento de esos globos sondas, prosigue con un discurso profuso sobre las funestas consecuencias del mantenimiento de recursos públicos insostenibles, y acaba con el asalto despiadado al bolsillo del ciudadano (¿qué creen si no que es el pay per view?) Y es que a río revuelto ganancia de pescadores, o sea, de especuladores y acumuladores de capital, que quieren apropiarse de la gallina de los huevos de oro; empresas y productos públicos que nos proveen de servicios esenciales para vivir y que pagaríamos a buen precio sin dudar (sanidad, educación, información).

Hay que protestar, impedir que nos devoren el entendimiento con palabrejas maquinadas como copago, sostenibilidad financiera o eficiencia, y conseguir que las corrientes políticas no sean favorables a esta agresión constante; nuestro futuro nos va en ello. Tener medios públicos de calidad cuesta dinero, asumámoslo, huyamos de valoraciones cortoplacistas coste – beneficio que pueden empujarnos al abismo, pensemos mejor en inversión – beneficio – Estado.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

1 Response

  1. Anónimo dice:

    La batalla del lenguaje… (que casi la hemos perdido)

Deja un comentario