El precio

He buscado en Interné la definición de “precio”, y la que más me ha gustado es: “cantidad de dinero pedida a cambio de un producto o servicio o suma de los valores que los consumidores intercambian por los beneficios de tener o usar el producto o servicio”. Es importante esto del precio en una sociedad en que todo se compra y se vende, en que todo, o casi todo, tiene un precio. Porque resulta que demasiadas veces el precio que pagamos por las cosas no coincide con su coste real de producción, y eso tiene mucho que ver con las injusticias de este mundo nuestro. Me explico: cuando compramos un producto extrañamente barato seguramente estamos dejando de pagar parte del salario que debería recibir el agricultor hondureño o el obrero de la fábrica asiática; o los costes ambientales que su producción ha generado, externalizados “contra” el país de origen. Es complejo todo esto, pero no es bueno que sigamos obviando esta complejidad: la etiqueta de un producto esconde muchas claves de por qué el mundo está como está. Lo que dejamos de pagar cuando compramos un bien o servicio alguien lo tendrá que pagar. Cogemos un artículo del estante y exclamamos “¡qué barato!”. Lo pagamos orgullosos de nuestra compra, y dejamos pendiente una “deuda”, una diferencia entre el coste real de producción y lo que acabamos de abonar, que alguien, tal vez en el otro extremo del mundo, pagará con su propia miseria, o con el medio ambiente que lo rodea, o con la falta de servicios de su pueblo. O etcétera.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario