El Rey en burro

Comienza la Semana Santa, durante la que haremos un repaso a esas imágenes que saldrán por nuestras calles, pero no desde la estética -es una manifestación que entra por todos los sentidos-, sino desde el fondo, desde lo que se representa en cada procesión. Hoy: la Borriquita. La imagen del contrasentido, la entrada triunfal ridiculizada por el uso del pollino. Hoy equivaldría a ver a nuestros ediles bajándose el sueldo -mucho, mucho, mucho-, renunciando a coches oficiales y diversos suntuosos regalos, a los del G-20 sin la pompa y el boato con la que anuncian medidas contra la crisis, a nuestras ministras y políticas lejos de las portadas de revistas en las que lucen caros modelos, a nuestros jueces compartiendo un día de campo o unas tapas en la tasca de mi barrio con “la chusma” y no cacerías y comidas con consejeros y ministros. Un poco el mundo al revés, eso es ver a Dios en un burro.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario