El secuestro del aceite

No soy sospechoso de andar tirando andanadas contra los agricultores andaluces, incluso en aquella época no tan lejana de los romanticismos revolucionarios me creía a pie juntillas esa frase de “la tierra para quien la trabaja”. También soy consciente del trabajo que traen consigo las cosechas y las recolecciones: levantarse antes de que salga el sol y dejar las labores cuando el sol se pone. También sé que los precios de los productos agrícolas están por los suelos para los productores, pero no entiendo que cada vez que el campo tiene problemas lo paguemos los consumidores. Si llueve mucho, hay que subvencionar; si no llueve y la cosecha es mala, también hay que subvencionar. Ahora que en el mercado el precio del aceite baja, los productores han decidido almacenar el aceite producido –tiene largo tiempo de caducidad- para de esa manera provocar una carencia en el mercado y subir su precio. O sea que volvemos a pagar los consumidores la sobreproducción. Si el mercado se regula solo, que lo haga siempre y si debe ser subvencionado que lo sea siempre, pero que no nos secuestren el aceite y nos cobren más “impuestos” para liberarlo.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario