El shiringuito (14:30)

En medio del bullicio del chiringuito, la pandilla de Jorge se hace notar: hablan a voces, ríen a carcajadas, refuerzan su identidad en esa masa ruidosa. Se suman colegas al abrazo placentero de la arena y el agua, después se reúnen en la sombra acogedora del chiringuito de Tomás, y en la noche brindan a la luna y charlan sobre música, proyectos, malos rollos, sexo o amores. Organizan un botellón o van de copas cuando tienen pasta; por la tarde van al centro comercial o a la playa, no hay muchas alternativas. Alguna chica del grupo ha tonteado con las pastillas los días de discoteca. A Jorge le producen curiosidad pero no pasa de algunos resacones, con eso ha tenido bastante. En el estrecho mundo de esta pandilla también entra el viento de fuera: a veces hablan de la gente que no tiene sus posibilidades, como ese camarero inmigrante que acaba de tirar la bandeja ante el enfado del dueño -seguro que no tiene papeles, juzga Jorge-. Hay causas que reclaman su atención, pero de manera difusa, Jorge no se siente capaz de hacer lo de Laura, que va algunas tardes de voluntaria a un piso de acogida de menores. El mundo se para en el chiringuito, queda lejos, con su política absurda, su trabajo precario y sus hipotecas eternas. Esta mañana el mundo son los amigos, la playa y una cerveza fresquita.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario