El shiringuito III

Seidou se acercó a la mesa de aquella señora rubia. Intentaba venderle unas gafas, un reloj, una pulsera, lo que fuera. Sintió la indiferencia del poderoso. Sufrió en su dignidad el ninguneo del que se considera superior. Seidou llegó a España hace dos años, con el sueño vivo y fresco de la prosperidad, de la vida nueva, de la vida mejor. Desde entonces vaga por distintas ciudades trabajando en lo que puede: la construcción, la fresa, los dvd piratas, y ahora está en la playa, vendiendo objetos inverosímiles, que nunca compra nadie. Seidou echa de menos su país y su familia, pero no puede volver sin haber logrado su esperanza, la de un futuro mejor para los suyos. Y ahora hace calor, un calor que le traspasa la piel; y esa arena caliente y seca quemándole las entrañas. Pero Seidou sigue pensando que llegarán tiempos mejores mientras camina intentando que alguien le compre algo.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario