El último de la especie

Dos linces han nacido en cautividad. Esta noticia ha llenado los informativos de casi todas las televisiones, aunque sólo durante un par de días. El resultado de esta difusión ha sido más que evidente: nos ha entrado un gran alivio al comprobar que la ciencia ofrece soluciones. Aunque el hecho científico es de indudable importancia, ya que por segunda vez se consigue una camada en cautividad, lo cierto es que deja un regusto a fracaso y a conformismo, como si hubiéramos ganado la penúltima batalla de una guerra que damos por perdida. Puede que nos hayamos resignado a aceptarlo como única posibilidad de futuro para esa especie animal, ya que no estamos dispuestos a frenar ni un ápice nuestro modelo de desarrollo para preservar los ecosistemas. Sea como fuere, el caso del lince, tan cercano a nosotros, no es más que la punta de un inmenso iceberg: 76.000 especies se encuentran en peligro de extinción, y la gran mayoría en países del sur, donde hay otras prioridades más que evidentes. En Doñana o en Brasil, lo que perdemos es patrimonio de todos, los presentes y los que nacerán mañana.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario