Emergencia Habitacional

¿Qué se siente cuando te echan de casa?, debe ser algo terrible, desalentador, angustioso. Si no lo hemos vivido cerca, como es mi caso, quizás sea más fácil responder a esta otra pregunta: ¿qué se siente cuando te cortan la luz, o el agua, por no poder pagar las facturas? Desde este ejercicio de empatía, de desazón compartida, podremos entender mejor qué es lo que encierra la declaración de “Emergencia Habitacional”. El Movimiento andaluz por la vivienda, formado por grupos de sobra reconocibles como Stop Desahucios, las Plataformas de Afectados por la Hipoteca o las Comisiones del 15M de Vivienda, ante la terrible situación en la que se encuentra el 40 % de la población andaluza, se ha animado a retomar una campaña dirigida a la Junta de Andalucía para que se declare el “Estado de Emergencia Habitacional”. Esto implica impedir desahucios, habilitar el stock de viviendas vacías y garantizar los suministros de luz, agua y gas a todos los ciudadanos. De nuevo la pelota vuelve a estar en el Parlamento de Andalucía que, todo hay que decirlo, fue capaz de dar un pequeño paso al frente al aprobar el Decreto sobre la Función Social de la Vivienda. Decreto que a la postre sólo ha servido en un puñado de situaciones de lanzamiento y aún no ha inducido la sanción de ningún acaparador de viviendas.
De las tres exigencias hechas por este Movimiento al Parlamento andaluz, parece que la de suministros podría ser una realidad en breve , incluso el PSOE acaba de arrogarse la propuesta en su última conferencia política. No sé si se atreverán realmente a plantar cara al oligopolio energético del país, pero al menos parece que las propuestas ciudadanas van impregnando los programas políticos. La única vía para impedir que pasen frío este invierno muchos de los más de dos millones y medio de andaluces en riesgo de pobreza, es la de garantizar legalmente su uso. No creo que las impresionantes cuentas de resultado de las compañías eléctricas, gasísticas o gestoras de agua se pudieran ver muy afectadas por un blindaje político de los abastecimientos básicos, pero claro, retroceder en las posiciones dominantes no suele ser el estilo de estas multinacionales.
La Emergencia Habitacional sería una decisión valiente, un símbolo y un envite a los intereses comerciales predominantes. Y desde luego si alguien cuenta con crédito para alentar ese “atrevimiento político”, son los vecinos del Movimiento andaluz por la vivienda, pero claro, sin un ejercicio masivo de empatía lo van a tener complicado.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario