Emigrantes retornados

Tuvieron que emigrar en los sesenta para poder subsistir y alimentar a sus familias. Suiza, Alemania o Francia fueron sus lugares de trabajo. Allí cotizaron y ahorraron, pagando sus impuestos. Luego volvieron a España y siguieron trabajando, pagando también sus impuestos. Se jubilaron y cobraron su doble pensión: la correspondiente por sus años de trabajo en el extranjero y la que le correspondía por sus años de trabajo en España. Ahora el Ministerio de Hacienda les pide que paguen por las dos y lo hace con efectos retroactivos, desde 2012, el año de la amnistía fiscal, pero el gravamen por regularizar esa situación no ha sufrido ninguna modificación, como se hizo con la amnistía. Frente al impuesto del 10%, que terminó convirtiéndose en un tipo efectivo del 3%, que tributaron aquellas grandes fortunas, estas pensiones que ya pagaban impuestos en los países de origen, tienen que regularizarse al tipo de gravamen general, mínimo del 24%.

Los emigrantes no se niegan a pagar, pero piden que se les exija hacerlo solo a partir de declaración de 2014. El cambio da un vuelco en las finanzas personales de muchos afectados, algunos con ingresos tan bajos que ni tenían obligación de hacer la declaración de la renta . La regularización de cuatro ejercicios de una sola vez es otro de los estragos. En algunos casos, hablamos de gente que gana apenas 800 euros al mes que ahora tiene que pagar de golpe 4.000 euros. El Ministerio aceptó perdonar la sanción y los intereses de recargo correspondientes a las cuatro últimas declaraciones, pero tenían que regularizar su situación y ahí llegó el caos.

El teléfono especial habilitado para la atención de este colectivo dejó de funcionar y de dar citas a los afectados. Algunos se rascaron el bolsillo contratando algún gestor privado que les ayudara, otros en cambio no pudieron hacerlo y se enfrentan a multas y sanciones a las que no van a poder responder. El pasado 15 de julio de manifestaron frente a la Delegación de Hacienda de nuestra ciudad. Las movilizaciones continuarán cargadas de razón porque no hay derecho a pagar así a quien se ha dejado la piel, la patria y, en muchos caso la familia, para poder ganar un jornal digno. Una vuelta de tuerca más de este gobierno con los colectivos más desfavorecidos. Mientras tanto las izquierdas andan mareando la perdiz de la unidad popular. ¡País!, qué diría Forges.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario