En beneficio de todos

En 1995 el Código Penal introdujo una alternativa a la pena de prisión que ya otros países venían aplicando con notable éxito: el trabajo en beneficio de la comunidad. Trece años después parece que por fin empieza a haber voluntad por parte del Gobierno y la Justicia de que se empiece a aplicar esta medida que permite dar proporcionalidad a las penas, que transforma un problema como el delito en un bien como es el trabajo en beneficio de todos y que se convierte en una de las alternativas más plausibles a la crónica masificación de nuestras prisiones. Pero para que esto sea posible, tal y como están las cosas, se requiere del apoyo local y parece que las administraciones andaluza y onubense no encuentran espacios en los que los condenados a esta medida puedan desarrollar una labor productiva para la sociedad. Uno no sabe si es ceguera, falta de imaginación o de ganas de complicarse la vida, pero resulta difícil creer que nuestros gobernantes no encuentren ninguna tarea que ofrecer, ningún servicio que puedan desarrollar estas personas, ¿será que ya están todas las necesidades atendidos o será que no hay subvenciones para los que oferten plazas?

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario