ENCE, a la papelera

144 por 43. La primera cifra corresponde al número de trabajadores que el Grupo ENCE tiene previsto despedir en sus tres plantas en España, incluida la de Huelva. La segunda son los millones de euros de beneficios que esa misma empresa tuvo en 2012, con un aumento del 4% sobre el ejercicio anterior. Y este artículo podría acabar aquí, porque realmente ya está todo dicho, todo demasiado obvio. Tan obvio y tan perverso como las cifras mismas.

¿Por qué una empresa con beneficios plantea un ERE de casi el 15% de su plantilla? Porque tiene previstas, dice, pérdidas en el futuro, a causa de la supresión de ayudas en el sector de las energías renovables que el Gobierno decretó hace un mes. Con rapidez, como se ve, ENCE ha cuantificado esas pérdidas y ha decidido compensarlas (sí, eso han dicho) despidiendo trabajadores, bajando los salarios de los que se queden y aumentando la jornada laboral. Esas “pérdidas previstas” eran uno de los supuestos que contemplaba la Reforma laboral de hace un año para que las empresas pudieran realizar despidos colectivos.

Referirnos ahora al incremento exponencial del número de parados o al aumento salvaje de EREs que ha traído consigo la Reforma es como escribir en el agua. Los sindicatos lo sabían, lo han denunciado incansablemente, y también lo sabían las grandes empresas, que aplaudieron los “cambios necesarios”. Y lo sabía, sin duda, quien, invocando el beneficio del país, modificó la legislación no para proteger a los ciudadanos sino para obedecer las consignas de los mercados, esto es, de los mercaderes: de los que presionan para que el capital no sólo circule, sino que vaya a parar a las mismas manos.

Uno más, pues, de los miles de EREs que se acumulan en las estadísticas, y no estaríamos hablando de esto aquí si no se tratara de uno de los buques insignias de nuestra industria local, con flamante cuenta de resultados y trabajadores de muchos años (ahora despedidos con la indemnización mínima). Se ha sabido que durante este mes de marzo, mientras los trabajadores de ENCE inician una tanda de movilizaciones que puede desembocar en huelga indefinida, la Junta de Accionistas del Grupo se reunirá para decidir cómo reparte los dividendos que les permiten sus buenos resultados. Tal vez hablarán también de la inevitable “reestructuración de personal”. O tal vez sea todo demasiado obvio, y simplemente tiren a las personas a la papelera.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario