Enquistada

Desconozco los detalles de la agresión a una maestra en el instituto de Fuentepiña, pero recuerda mucho a otros casos similares: los padres, sin buscar la versión de los profesores, se ponen, visceral e incondicionalmente, de parte de sus hijos, e insultan, desautorizan o, como en este caso, agreden al profesorado. De esta forma dejan de ser nuestros aliados en el proceso educativo para convertirse en enemigos. Sinceramente, y con la que está cayendo, no me parece muy inteligente renunciar a ningún aliado: educar a los chavales se me antoja un reto inmenso, con pocos recursos y mucho en contra, un reto en el que todas las manos son imprescindibles, y en el que las posibilidades de fracasar son muchas. Las agresiones a maestros por parte de alumnos son una herida abierta. Las agresiones a maestros por parte de los padres son fruto de una enfermedad mucho más profunda, y mucho más enquistada.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario