Epidemiología

Tan difícil no debe ser cuando la lista de investigaciones peregrinas es tan amplia. Y tampoco es tan difícil de entender la necesidad. La Plataforma Recupera Tu Ría recogió 25.000 firmas para que se realizara un estudio epidemiológico sobre las causas de la altísima mortalidad provocada por cáncer en Huelva. Es un suicidio no hacerlo. Si algo nos está matando no está de más saber qué es eso que nos enferma con tan fatal desenlace. No por capricho si no porque si sabemos eso que nos mata a lo mejor podemos poner medios para evitarlo. Así me lo explicaban a mi cuando estudiaba Salud Pública y así lo sentencia desde mucho tiempo antes la sabiduría popular: “más vale prevenir que curar”.

La Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz ha realizado un informe en el que se concluye que es necesario indagar en ello. Básicamente ese era el objetivo del estudio: verificar si el asunto merecía ser estudiado de manera seria y la conclusión ha sido precisamente esa: que sí, que hace falta estudiar la relación de la alta incidencia de enfermedades como el cáncer con las distintas singularidades que pueden hacer que esa incidencia sea superior en Huelva que en otras zonas de Andalucía o de España.

Pensemos singularidades de Huelva: la costa, el jamón, la gamba o la alta presencia de industria, por poner varios ejemplos y que personas independientes y cualificadas establezcan la relación entre esas singularidades y la alta mortalidad por cáncer y, por favor, seamos serios, establezcamos relaciones causales, no casuales, que son dos palabras que se parecen pero no son iguales. Por ejemplo, casualidad es, que además de ser una provincia con alto índice de cáncer seamos una provincia pobre, pero establecer entre estas dos variables una relación directa causa-efecto es una rocambolesca carambola que no debíamos permitirnos. La pobreza, en sí, no genera ninguna enfermedad, lo generarán las conductas de riesgo a las que la pobreza obliga: si uno es pobre puede, por ejemplo, verse obligado a vivir en la calle y eso puede provocar numerosas enfermedades derivadas del frío, de la lluvia… pero, directamente, la pobreza no es la causa de ninguna enfermedad. Así que tiremos de ese hilo, pensemos a qué conductas nos conduce esa pobreza que se sufre en Huelva y ahí si podremos estar encontrando la causa que buscamos. Pero dejemos a los epidemiológos las conclusiones y pidámosles prisa.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario