Esclavos de nuestro tiempo

Ya no llevan grilletes ni son comprados en pública subasta. Pero sus cadenas son igual de pesadas y, como en aquellos tiempos en que la esclavitud era legal, han sido privados de libertad y malviven en medio de la injusticia. En estos tiempos de desarrollo y tecnología punta, los esclavos siguen existiendo. Esclavitud es la situación de muchas empleadas de hogar, mujeres la mayoría, que viven sometidas a los amos de la casa, sin contrato, sin un salario digno y, en el caso de las inmigrantes, sin ni siquiera papeles. Hay mujeres que caen en las redes del humillante comercio de la prostitución, chantajeadas y engañadas, mantenidas clandestinamente, auténticas esclavas de nuestros días. Esclavos son también los inmigrantes, herederos de la “trata de negros” de otra época, que han cambiado la bodega de los barcos donde viajaban hacinados por la mortífera patera, y luego por la clandestinidad, la chabola, el sueldo mísero y el desprecio. Esclavos, los 400 millones de niños denunciados por la OIT, que trabajan en condiciones inhumanas, sometidos a vejaciones sin fin…La esclavitud del tercer milenio ha cambiado de rostro, pero provoca la misma vergüenza. Podemos y debemos, unir nuestras fuerzas contra esas prácticas de esclavitud que conocemos. Si queremos, será posible.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario