España, Fernando VII y la recogida de cartón

Ayer hablé con un economista. Uno de mi edad, que estudió en la universidad pública, la Complutense, gracias al esfuerzo de sus padres (obrero de la construcción él; ama de casa ella; antes jornaleros del campo) y a mantener hincados permanentemente los codos en la mesa de estudiar. Varias matrículas de honor, algunos sobresalientes… para pasar de trabajo precario a trabajo precario antes de caer en una Caja de ahorros. No subió mucho, porque había que tener carné de unos de los grandes partidos, saber lamer culos, dar coba a los jefes… cosas que no se aprenden en la universidad.

Este economista me dijo que lo del rescate tampoco iba a funcionar. Sumando el rescate del fin de semana, más la pasta que se le debe al Banco Central Europeo, más los avales que ya nos han adelantado, más los pufos de otros bancos que todavía presumen de ser solventes… son unos 200.000 millones de euros. A eso hay que sumarle el interés que hay que pagar por la deuda publica. En conclusión, que dos o tres generaciones de españoles, la nuestra y las dos siguientes, van a vivir mucho peor que a día de hoy.

¿Cómo es posible que en diez o quince años hayamos pasado de sacar pecho y reclarmar ser la octava potencia económica del mundo a estar intervenidos? Supongo que de la misma manera a que se condena e inhabilita a un juez que investiga una trama corrupta, la Gürtel, antes de que se juzgue a los supuestos corruptos; de la misma manera que se construyeron aeropuertos en Lérida, Castellón o Ciudad Real; o parques temáticos, como la Warner o Terra Mítica; o de que se monte una trama con los ERE en Andalucía, o que el dinero de la cooperación internacional de la Comunidad Valencia desapareciera en proyectos investigados por la fiscalía; de la misma manera que un presidente autonómico, Camps estuviera a punto de declararse culpable, y luego fuera absuelto por un tribunal popular, siendo lo de menos lo de los trajes y lo de más el como ha dejado las cuentas de su comunidad; de la misma manera que la presidenta de la Comunidad de Madrid se permite decirles a los sindicatos que calladitos o que tienen que desaparecer, al tiempo que hace malabares con las cuentas públicas, apareciendo 1000 millones de déficit por aquí, tardando meses en sacar el presupuesto de 2012,… Seguir, podríamos seguir, incluyendo a mucha gente.

¿Pero cómo es posible que esto pase? Supongo que la clave la da una placa que hay en la puerta de Toledo, aquí en Madrid. Es uno de esos rombos amarillos que el Ayuntamiento coloca en algunas fachadas, para recordar a algún personaje o hecho importante. En esta, en concreto, se recuerda a los hombres y mujeres de Lavapiés y las Vistillas que lucharon contra los coraceros franceses, en ese lugar, el 2 de mayo de 1808. Salvo una compañía de guardabosques y algunos artilleros, a los franceses les plantó cara el pueblo llano. Los dirigentes tenían alojados en sus casas a los oficiales franceses. Pueblo llano que, algunos años después, gritaba eso de “vivan las caenas” y hacían de Fernando VII, un ladrón y un vendepatrias, “el deseado” (el monumento a Fernando VII está a doscientos metros de la placa).

Hoy pasa lo mismo. Los dirigentes a pensar en su futuro en la empresa privada. El poder económico, en sus resultados, en pedir que se socialicen sus pérdidas, para poder seguir privatizando los beneficios. El pueblo llano, si es que existe esa entelequia, a pensar que son de clase media, a consumir, a lamentar los recortes como algo inevitable… y a ver a la Roja y a Nadal.

Creo que hay otra solución a lo que está pasando, precisamente en la dirección opuesta a la que nos están llevando. Solución que pasa por la defensa de lo público, del bienestar social, de lo ecológicamente sostenible, de la justicia social,…

Este economista hizo un par de bromas sobre dedicarse a recoger cartón cuando les apliquen en su caja de ahorros el ERE que todos temen, para pasar a constatar que en su barrio los contenedores de cartón hace mucho que están vacíos, porque hay quien no tiene otra salida que dedicarse a eso.

Yo quiero algo mejor para mis hijos. Supongo que el que esto lea, también. Nos va a tocar mover el culo.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario