Especular con el hambre

Colgó y salió del locutorio. Con el corazón encogido, como cada semana. Sabía que para la familia que dejó atrás, él era una esperanza, quizás la única que les quedaba ya. Y procuraba mantener viva esa ilusión, aún con mentiras, diciendo que todo iba bien, que mejoraba poco a poco su situación, que pronto tendría papeles y podría traerlos a Europa. Y así llamada tras llamada, año tras año. Se sentó en un banco del parque y ojeó la prensa: la Cumbre de la FAO había resultado un desastre. Hablaba de algunos países africanos, incluido el suyo: terribles perspectivas. Estaban especulando con los alimentos, con el hambre de millones de personas. Pero daba igual. Europa, Occidente en general, vivía como si nada ocurriera, como si los inmigrantes huyeran de sus países por placer, como si lo que cuentan los noticieros por la tele no fuera realmente cierto. El hambre del Sur era un concepto, algo intangible, irreal de alguna manera. Por eso la Cumbre de la FAO había fracasado. Por eso su familia no tenía futuro, por eso la única esperanza que quedaba era él. Por eso seguía mintiéndoles cada semana.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario