Estanterías vacías

Ya va de paso la huelga de transportistas. Y nos ha dejado algunas imágenes curiosas que dan para pensar. Por ejemplo: las estanterías de los supermercados vacías, y esa especie de psicosis que se generó, con la gente haciendo compras compulsivas, llenando la despensa de productos básicos. Es muy significativo: si lo piensan, uno de los pilares de nuestra sociedad del bienestar son las estanterías repletas de alimentos, pasillos enteros de comida. La sola imagen de esas estanterías vacías resulta inquietante, anacrónica, fuera de lugar. El acceso inmediato a los alimentos es ya una cuestión cultural. De hecho, alguien me definió el desabastecimiento como “tercermundista”. Pero miren: tan extravagante resulta para nosotros la visión de unas estanterías vacías, como para millones de personas la visión de esas mismas estanterías rebosantes de comida. ¿Creen que esto es demagógico? Bueno, el abismo abierto entre el sur y el norte es tan amplio que ni siquiera queda margen para la demagogia. Nuestras estanterías vuelven a estar llenas de comida: eso es lo importante. Ya estamos tranquilos.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario