Estigma

Andan las personas con trastornos de salud mental preocupadas. También los que intentan echarles una mano. Por el discurso que atribuye cualquier hecho violento a eso de que el agresor “está mal de la cabeza”. Y dicen que, a veces sí, pero en la gran mayoría de los casos, no. Que eso sólo sirve para tranquilizar nuestra conciencia al explicar actos deleznables con “una esquizofrenia o un trastorno de la personalidad”. Que, antes de que se demuestre que es así, ya le hemos diagnosticado socialmente al asesino de Mari Luz una esquizofrenia y que nos dejamos llevar por lo aparatoso, lo morboso, lo llamativo de algunos casos. Que, por ejemplo, en proporción, hay más casos de agresiones violentas por parte de aficionados a algún club de fútbol -sin problema de salud mental- que por parte de alguna persona que sufre algún trastorno de salud mental. Y no por esto estigmatizamos a los aficionados al fútbol. Andan preocupadas las personas con trastornos de salud mental porque ya es difícil sobrellevar la enfermedad como para que además le añadamos rechazo. Y porque las estadísticas dicen que se les puede considerar más víctimas que agresores.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario