Estrellas compartidas

Por aquellos días el imperio levantó grandes muros al Sur, e impedía que la gente cruzará las fronteras buscando el pan y el sustento. Su marido había cruzado hace algunos meses, y recogía fresas en algún pueblo cerca de la costa. Ella hubo de esperar más, pero al fin embarcó en un cayuco y cruzó a las islas. Iba embarazada, porque sabía que así tendría más posibilidades.
Después de algún tiempo los llevaron a avión a la península. Y tras algunas semanas abandonaron el Centro de Acogida. Encontró a su marido alojado en una chabolas de plástico, en las afuera de un pueblo agrícola.
Y entonces le llegó el día en que debía tener a su hijo. Su marido preparó como pudo acomodo para ella y el bebé. Y dio a luz a su primogénito. Y lo envolvieron en unas toallas limpias. Y lo amamantó. Y miró al cielo y vio las mismas estrellas que veía desde Senegal.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario