Ética a pequeña escala

UGT ha denunciado “puntos negros” en la contratación de trabajadores agrícolas. Nada nuevo, aunque se han hecho avances significativos en este terreno: no es como antes, pero la contratación en las plazas de los pueblos ha perdurado hasta hoy, como un anacronismo de mal gusto. El Estado puede regular y vigilar, y debe hacerlo con más intensidad, pero hay un terreno en el que difícilmente podrá entrar nunca, y es el de la conciencia ciudadana, el de la ética empresarial. Si nos fijamos, los mayores índices de contratación ilegal se dan en aquellos espacios más impermeables a las Administraciones: el empleo doméstico, el agrícola, el sector servicios. Aprovecharse de la situación de vulnerabilidad y pobreza de los inmigrantes para ofrecerles trabajos sin las mínimas condiciones es una práctica habitual entre muchos ciudadanos de a pie, y empresarios pequeños, y no hay Estado que pueda controlarlo.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario