Festejar no significa desperdiciar

Ya se acaba el verano y ya se acaban las fiestas que a lo largo de nuestra geografía se reproducen como cada año. Aunque no todas expresa o significan lo mismo. De hecho, algunas fiestas pasan y superan la ética humana en los tiempos en que vivimos. Son numerosas las que incluyen en su programación algunas barbaridades que no deben ser pasados por alto; el caso de las numerosas “Fiestas del Agua”o, la famosa celebración internacional que se celebra en cierta localidad valenciana y, que además, no sólo cuenta con el beneficio y beneplácito de la administración correspondiente, sino que estamos hablando de una Festividad de Interés Turístico Nacional, en la que se tiran a la alcantarilla tal cantidad de frutos resultado del trabajo de personas y tratándose de alimentos o productos perfectamente consumibles. Esto no parece factible que ocurra en momentos de escasez de agua en la mayoría de las regiones españolas o en plena crisis tan renombrada en periódicos o telediarios. No existe una relación lógica al respecto.

Sin duda, parece más una dejadez y falta de recursos fomentar fiestas absurdas de este tipo donde se muestran actitudes antisociales como las que hemos nombrado. Estas fiestas dan la sensación de nacer de la espontaneidad y del aburrimiento, de las pocas ganas de pensar algo inteligente, de ir a lo más fácil, y en lugares donde las tradiciones ancestrales no han desembocado en una fiesta popular coherente, sin contar con una justificación lógica en los tiempos en que corren y, en definitiva, debido a una falta de imaginación. Nunca hizo falta tirar tanto para divertirse. Nunca antes de la sociedad capitalista…

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario