Filipinos en la fresa

¡Hasta filipinos vamos a tener recogiendo nuestra fresa!. A este paso no habrá país que se precie que no tenga jornaleros bajo nuestros plásticos. Aunque sea por un par de años, porque constantes no son estos acuerdos. Y es que agachar el lomo resulta duro sin un jornal que lo compense, y el convenio del campo de Huelva no es gran cosa (a decir de los trabajadores que recorren toda la ruta recolectora de nuestro país: aceituna, tomate, ajo, pera…). La globalización tiene estas cosas: un señor de Filipinas viene a Huelva para recoger fresones de california que mandaremos en camiones frigoríficos hasta Alemania. Y para rizar el rizo barnizaremos estas contrataciones como proyectos de cooperación al desarrollo. Tremendo. Pero buscarle sentido a según qué cosas resulta temerario, así que bienvenidos sean estos trabajadores. ¡Ojalá sepamos tratarlos como tal! ¡Ojalá revisemos de una vez el Convenio del campo, para hacer más sugerente y llevadero nuestros tajos! ¡Y ojalá algún día las políticas agrarias vuelvan a tener un mínimo sentido común y la fresa vuelva a saber a fresa!

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario