Fresas sin nata

La fresa se defiende: es un gran negocio, y en esas claves se defiende. Los suizos enarbolan el argumentario ecologista, que defiende el consumo de fruta de temporada y local. Parece sensato, como insensato y ambientalmente costoso resulta tomarnos melones llegados desde Brasil. Tal vez los suizos sólo usen este argumentario para defender sus propios mercados: cada cual barriendo para casa. A nuestra fresa, en tanto negocio, tampoco le caen simpáticos marroquíes o franceses: son la competencia. Sobre la mano de obra: por el mar corre la liebre, y los trabajadores, este año, son en su inmensa mayoría nacionales. ¿Dije trabajadores? Perdón: mano de obra, que es un término más manejable para los mercados, para su lenguaje de cifras y gráficos. La fresa se defiende, como el resto de la agricultura intensiva, y en su aparatosa defensa se ponen en videncia: es un modelo de negocio insostenible.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario