Garantías con empleo

Hace dos semanas el gobierno anunció el estreno de una estrategia llamada Sistema Nacional de Garantía Juvenil. Un portal que conecta oferta y demanda de empleo juvenil, y donde la clave parece ser la de mezclar nuevas tecnologías eincentivos para la contratación junto a facilidades de despido. Tras releerla pienso que sólo es algo de internet para “ninis” y un buen cebo para empresas poco valientes, pero nada más; ningún tajo concreto, ni actividad empresarialestimulada. Siendo más duro llego a concluir que es publicidad junto a otra vuelta detuerca a la precarización, mirando al empleo joven como algo poco valioso y únicamente paliativo.

El gobierno, los gobiernos, siguen viendo los toros desde la barrera en materia de empleo; unos son más crueles que otros, valga pensar en la reforma laboral, pero todos igual de poco atrevidos. Sólo con mediación y mucha publicidad no vamos a crear empleo, sólo podremos teñir algo los resultados. En los últimos 20 años se han sucedido planes y estrategias de empleo, y ninguno ha cambiado nuestro sistema productivo, sigue siendo insuficiente para albergar la enorme bolsa de desempleo. Hubo un amago de cambio con el incentivo al empleo ligado a la producción alternativa de electricidad, pero se le cortó la cabeza rapidito(¿intereses petrolíferos?) Seguimos recurriendo al lijado de la lamparita mágica del turismo, a cruzar los dedos a ver si resucita la construcción o, como en este caso, a aligerar sueldos y cargas de despido.

Partiendo de un blindaje del escaso empleo estable existente, hay que “pringarse” invirtiendo dinero público en nuevos sectores productivos y ensayando estrategias a medio plazo atrevidas. Como ejemplos: crear empleo a través de una gestión integral del agua (uno de los subsectores que más empleo ha generado a escala mundial); reconvertir industrias fundamentales (acero, cemento, aluminio o papel) en recicladoras intensivas de todo tipo de materiales; desarrollar una industria local vinculada a la recogida y tratamiento de residuos urbanos; forzar una adaptación energética de nuestros edificios; elaborar mapas de desarrollo rural donde la actividad agropecuaria sostenible esté impulsada y alejada de grandes corporaciones; ofrecer los inmuebles públicos en desuso como alojamiento de iniciativas emprendedoras; adaptar el empleo irregular; adosar iniciativas empresariales a la formación profesional; etc.

En definitiva, Si no somos capaces de crear “tajo”, de promover nuevos instrumentos productivos, no hay ninguna garantía, ni juvenil ni sénior.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario