Gaza, "Resistencia" y la manipulación de la Historia

El viernes, como actividad de ocio para los usuarios de mi centro, nos fuimos a ver la película “Resistencia”. El argumento es sencillo: las peripecias de un grupo de judíos rusos que escapan de los nazis y se organizan en un bosque para sobrevivir. La película en sí no puede negar que es americana (y un pelín mala): buena factura técnica, el héroe que todo lo sabe y con un gran corazón, la chica, el momento de la primera victoria, el momento de crisis (solucionado expeditivamente por el héroe), la batalla en la que David vence a Goliat, y el final feliz. Como digo americana, que estos de Hollywood aplican el mismo esquema a cualquier proceso histórico. Da lo mismo que sea la Escocia medieval de “Brave heart”,la indepedencia america de “El patriota” o la Inglaterra revolucionaria del siglo XVII que aparece en “Matar a un rey”.

Pues sí, judíos que se organizan en el bosque para resistir a los nazis. Y comunistas, muchos: franceses, españoles, yugoeslavos, italianos, rusos… Y católicos y protestantes: holandeses, franceses, belgas,… Y expatriados: polacos, españoles, alemanes,… Y nacionalistas: griegos, polacos, franceses,… Gentes a las que les gustaba leer, y otras que eran analfabetas, honrados y estafadores, altruistas y egoistas, valientes y cobardes. Múltiples motivaciones, múltiples personalidades. Ya me gustaría que Hollywood hiciera una película sobre los franceses de la JOC que acabaron en los campos de exterminio nazis, o de los guerrilleros españoles que lucharon en el sur de Francia, el mismo país que los había metido en campos de concentración. O de los sacerdotes de las diversas iglesias cristianas (incluido Juan XIII) que, siguiendo los preceptos del Evangelio, arriesgaron (y perdieron) sus vidas (Hablo de memoria, pero creo que Louis Malle rodó una con el título de “Adiós muchachos”).

La película simplifica la Historia. Y las simplificaciones suelen servir a interpretaciones interesadas. Veamos alguna. En un momento de la película, dos personajes (los intelectuales del grupo) discuten de política y equiparan a Stalin con Hitler y, de manera implícita, comunismo y nazismo. Esa es una tendencia de la historiografía anglosajona, la de igualar los dos modelos ideológicos, para ensalzar su modelo liberal. Igualemos el comunismo al nazismo y eliminaremos cualquier alternativa (basada en la igualdad, la justicia social, el internacionalismo) al mejor modelo político y económico existente, el liberalismo (obviemos los 900 millones de personas que pasan hambre, los 1500 millones de personas que no tienen agua, los millones de niños que mueren de enfermedades evitables facilmente, las guerras provocadas por el sistema para hacerse con las materias primas,…). También en la película aparecen guerrilleros del Ejército Rojo, pero ellos no participan en una lucha noble como la de los guerrilleros judíos: son borrachos, organizados militarmente, priorizan los objetivos militares ante cualquier otro, son antisemitas… pocas diferencias con sus rivales nazis. Y sin son tan malos, si carecen de cualquier virtud moral, ¿por qué resisten? ¿solo por miedo a Stalin, cuando parecía que la guerra la ganarían los alemanes? O será que los malísimos rusos también aman su tierra, también son tratados como bestias por los nazis, también han perdido sus familias, sus casas, también tienen su credo(el del Partido),…

En un momento de la película, cuando los héroes buscan medicinas me acordé de Gaza. Vaya por delante que los barbudos de Hamás no son santos de mi devoción. Y me acordé de que allí tampoco hay medicamentos, de las ambulacias bombardeadas, de los cortes de suministro eléctrico que afectan a los hospitales, de los niños que mueren. Y decidí cambiar el argumento: los judíos del bosque (que rezan y mucho) pasaron a ser los habitantes de Gaza; el guetto y su muro donde vivían los judíos, en Gaza y su muro;los partisanos rusos se convirtieron en los palestinos de Al Fatah que viven en Cisjordania; los nazis, en el ejército de Israel; y el final feliz, en uno en que se constituían dos estados, uno palestino y uno israelí, sin dirigentes violentos, sin guerra, sin muros. Y la película se me hizo más soportable.

Stalin era un asesino, como Hitler y como Churchill (de este cordero, racista e imperialista, nadie dice nada);el antisemitismo es una doctrina despreciable, lo mismo que el sionismo, condenado por las Naciones Unidas. Creer que el pueblo judío es superior intelectualmente es una bobada, como recordó el premio Nobel de Química de 1981 (judío él mismo), tanto como pensar que todos los judíos son sionistas y todos los musulmanes ultraortodoxos (que es el término con el que nos referimos a los integristas judíos). Podría seguir con la lista de tópicos, que hacen de la convivencia humana una difícil empresa, pero solo voy a añadir uno diferente: solo hay una raza, la raza humana.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario