Golpe a la educación

Cunde la alarma social por los casos de violencia en Institutos de Huelva. No es la primera vez, ni será la última. Y, para tratar de parar los golpes, los profesores piden protección. La verdad es que hay que protegerlos de muchas cosas: de los alumnos que los agreden, de los que entran en los centros y se lían a mamporros, de los padres que vienen con malos modos, o de la administración, que organiza cursillos para resolver conflictos pero no es capaz de garantizarles, al menos, asistencia jurídica. Hace unos días se ha firmado un acuerdo entre el Ministerio de Educación y los sindicatos, precisamente para prevenir estas situaciones y evitar la indefensión de los docentes, a ver si la Junta recoge pronto el guante. Cierto que no hay que dramatizar, y cierto también que los padres deben implicarse, como ha dicho el Delegado de Educación. Pero cierto también, señor Gutiérrez, que en los centros escolares se viven a diario situaciones conflictivas, y que muchas despuntan con violencia. Mejorar la convivencia es complicado, pero no imposible. La solución, quién la tuviera, no es convertir los institutos en cárceles, pero tampoco mirar para otro lado cuando se plantea el tema. Y en esto la administración andaluza se está volviendo experta.

proyecto@dosorillas.org

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario