Guía madrileña para peregrinos 7ª parte

Hola peregrino/a.

¿Cómo lo llevas? ¿Ya te has repuesto de la marcha de ayer? Seguro que sí.

Hoy también te propongo un paseo, pero más suave, más despacio, sin rumbo. Lo podemos hacer por una de las partes con más historia de la ciudad. En las guías turísticas aparece como el Madrid Medieval y el Madrid de los Austrias, por separado. Como si la historia de la ciudad se construyera por partes disjuntas, como si una tortilla de patatas fuera solo la suma de aceite, huevos, patata y sal (y cebolla, al gusto de cada cual). Supongo que Ferran Adriá, decostructor de tortillas podría deconstruir la historia de la ciudad. Yo no.

Empezamos, si quieres, por los restos de la muralla árabe; cerca, apenas cien metros, los restos de la iglesia de santa María de la Almudena, construida sobre la mezquita; la preciosa torre mudéjar de san Nicolás de los Servitas; la plaza de la Villa, con el Ayuntamiento, la Torre de los Lujanes, la casa de Cisneros;… monumentos, edificios, curiosidades: la calle del rollo, san Miguel, san Pedro el Viejo y su torre, las cavas, la plaza de la paja, la de los carros,… Nada es anónimo al que se preocupa por saber, al que indaga.

En todo el recorrido, absortos por la belleza de la ciudad, tapados por el ruido de los coches y la prisa de los madrileños, hay personas sentadas en un banco con un tetra brick de vino. Otras están tumbadas en la acera, en apariencia dorminos e indiferentes a la vida urbana, a su propia vida. Los hay que empujan un carro con unas surrealistas pertenencias; los que hacen cola en el comedor del Ave María; los que piden a la puerta de un supermercado o de una iglesia,…

Casi no hemos reparado en ellos y, sin embargo, en Madrid son muchos. Demasiados para mi y para el alcalde, pero por motivos muy diferentes

No tienen nada, salvo lo importante: su dignidad de seres humanos y la de ser destinatarios privilegiados del mensaje de las Bienaventuranzas.

Un abrazo.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario