Harto

“¡Dios mío, qué harto estoy de los que nos gobiernan!”, me escuché pensar y creí que la reflexión bien merecía ser desglosada:

Estoy harto de las mentiras, de la doble moral, del digo defender una cosa y hago la contraria, de discursos vacíos tras los que se esconden intereses particulares, de su hipocresía, de que se autodenominen cristianos, de que hagan bandera de ello cuando les viene en gana y se les olvide que esa religión que dicen profesar se basa en el amor, pero un amor consecuente, un amor que debe estar de principio a fin, no sólo en esos vacíos discursos que dan como si fueran predicadores de domingo, también en las acciones, también en las decisiones que toman: decisiones que afectan inmigrantes, presos, enfermos… personas, en definitiva, a las que ese Evangelio que dicen seguir pone en el centro.

Estoy harto de su incompetencia, de cómo se están cargando todo lo que se les ha encomendado gestionar. Todavía hay quien les imagina un áurea de buenos gestores, sin embargo, día a día, demuestran que, o bien no saben lo que se traen entre manos, o bien están dirigiendo sólo defendiendo intereses personales, o bien son unos meros peleles que alguien ha colocado para gobernar en la sombra sin llevarse los palos.

Estoy harto de que se crean por encima del bien y del mal. De que consideren que los demás no merecemos explicaciones, de que nos ninguneen, de que sólo hablen de democracia con la boca chiquita y cuando les interesa justificarse y de que olviden construir una estructura que permitan que esa democracia sea real y tener una actitud clara de querer hacer lo que “sus gobernados” esperan y quieren que se haga.

Estoy harto de que premien a los que provocan calamidades, que gobiernen para ellos, en favor de ellos y en cambio provoquen la huida de tanto talento, tanto buen profesional en cuya formación se ha invertido “lo más grande” y que sin embargo se ve obligado a engrosar las listas del paro o a buscar fortuna, otro lugar donde se aprecie su buen hacer.

Estoy harto de ellos y no sé muy bien que hacer con este hartazgo, de momento se lo he expresado a ustedes, que a lo mejor están también hartos. A lo mejor podemos juntar nuestras harturas y hacer algo. No se si a ustedes se les ocurre algo. Yo de momento me he desahogado, aunque no crean, todavía tengo la sensación de que me queda algo por expresar. Bueno, ya si eso, en otro artículo les sigo contando.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario