Hoy es 15 de abril

Hoy es 15 abril, por lo que podemos deducir que ayer fue 14 de abril. Es lo bonito de las matemáticas, su incomprensible eficacia.

A mediodía, mientras comía en el campo, en el contexto de la convivencia del grupo de familias jóvenes de mi parroquia, caí en la cuenta de que era el cumpleaños de mi sobrino, y el aniversario de la proclamación de la Segunda República.

Que alguien ocupe la jefatura de un Estado por el hecho, biológico, de haber nacido en una determinada familia, pues parece anacrónico en unas sociedades, las occidentales, basadas en la meritocracia (al menos, en teoría). Que alguien ocupe la jefatura de un Estado y en plena crisis se vaya de cacería, muy lejos, y de paso, se lesione gravemente; que esa misma persona tenga dos yernos que ni escogidos por el más convencido republicano; que de esa persona se rumoree que tiene una amante en nómina del Estado (y no en cualquier dirección general, sino en los servicios de información) o de que ha hecho de comisionista desde tiempos inmemoriables,… pues es para ir pensando en cambiar de régimen.

También para repartir algunos cuantos libros de historia, con fotitos, en los que salga el retrato de Carlos III posando de cazador, una lista de las felonías y amantes de Fernando VII, algo de la vida sexual de Isabel II, o un extracto de las cuentas bancarias de Alfonso XIII… La genética puede, y más en algunas familias, condicionar el comportamiento. Tampoco es como para echarse las manos a la cabeza por que el Rey caze, si el titular de la Corona, hace siete generaciones, ya posaba de cazador para su retrato. Por Dios, que se apellida Borbón.

Cambiar de régimen. Pues el 14 de abril me hago siempre un hueco para tirar del volumen 9 de la Historia de España de Tuñon de Lara, el dedicado a la caída del sistema de la Restauración, la IIª República y la Guerra Civil. Las circunstancias en las que nació la IIª República no pudieron ser más desalentadoras. En el marco de una crisis económica mundial, la del 29, con una tasa de paro horrorosa, con hambre, con el analfabetismo en cifras de vértigo, sin tradición democrática,… y con la Iglesia, el poder económico y una parte nada desdeñable del ejército, en contra.

Con todo, y digan lo que digan César Vidal, Pío Moa y los revisionistas de Intereconomía, LD y demás cuevas, la IIª República vino tras unas elecciones municipales, en las que las candidaturas republicanas y socialistas obtuvieron el 66% de los votos. Y si hubo algún fraude, provino del caciquismo en el medio rural. Alegría incontrolable de las masas populares. Proclamación de un Gobierno provisional y redacción de una Constitución nueva. Constitución que recoge, en su artículo 46 todo un programa de política social, que reconocía la igualdad del hombre y la mujer, y cosas que, hoy nos parecerían evidentes, como la igualdad de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio. Un programa educativo que incluía la creación de 4000 escuelas de primera eseñanza. La renuncia a la guerra como instrumento de política exterior.

La inestabilidad política y la penuria de medios hizo que el ambicioso intento de convertir a España en una nación europea, con una democracia convalidada al nivel de la inglesa y la francesa, fracasara. Quizás habría que rescatar un sentimiento que tenían todos aquellos que votaron por el cambio de régimen: que la República acabaría con todos los problemas, ya fueran los sociales, las tensiones con la Iglesia, el golpismo militar,…

Las esperanzas de que un cambio de régimen se solucionen todos los problemas no tienen un fundamento “blochiano”, no se basan en un programa de trabajo, sino en una especie de varita mágica decorada de rojo, amarillo y morado. [Este artículo->http://www.lamarea.com/2013/04/14/republica-no-es-democracia/] es muy ilustrativo.

Con todo, aunque solo sea desde el punto de vista de la genética de poblaciones, siempre será conveniente que los ocupantes de la jefatura del Estado provengan de diferentes familias: Borbón, García, Pérez,…

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario