Humedales Intensivos

Ayer se celebró el día Mundial de los humedales, y probablemente debería ser nombrado el “día de la provincia” por nuestra riqueza relativa en el planeta. Pero realmente si en algo destacó la efemérides fue la de volver la mirada a la situación límite que vive Doñana. Dicen los científicos que cuando coincide en nuestras latitudes sequía e invierno se presenta el peor escenario posible, y evidentemente la escasez de precipitaciones y las altas temperaturas están provocando signos de aridez en nuestro entorno llamativo y preocupante. Vuelven a ser los grupos ecologistas, como el caso de WWF, los que nos alertan y ponen el foco en la falta de agua de las lagunas del Parque Nacional  y en lo huérfano que estamos de aves migratorias, advirtiéndonos nuevamente de que la forma de consumir el agua de sus acuíferos es completamente incompatible con su conservación, pero, ya sabemos, seguimos haciendo balances de resultados.

Conservacionistas y ecologistas siguen pregonando que la protección del capital hídrico de Doñana y del resto de humedales de Andalucía es insuficiente, y agricultores y corporaciones municipales de los entornos siguen pidiendo agua y espacio para seguir explotando el suelo. Entre medias la ciudadanía que consume y las administraciones responsables titubeando entre ambas posturas, sin saber en muchas ocasiones qué hay que priorizar. Más allá de mi opinión, que no tiene dudas, existe un espacio de diálogo por explorar que sitúa las premisas de riqueza y conservación encima de la mesa; un debate interesantísimo que podría promover una estrategia de explotación de Doñana y su entorno desde experiencias con mucho futuro y poco presente: agricultura ecológica, alternancia de cultivos, turismo conservacionista y municipios protectores. Municipios protectores que tasan cuánto cuesta vivir protegiendo el patrimonio natural de todos, los de cerca y los de lejos, y que son corresponsablemente atendidos por el conjunto de la sociedad.

En definitiva, proteger los humedales es tener futuro, y Doñana debe ser la mejor experiencia, pero desde un nuevo paradigma que sitúa el patrimonio natural como una prioridad fundamental para mirar a los retos del futuro y que sitúa el bienestar económico de la gente de su entorno como la mejor estrategia económica.

Potenciemos humedales intensivos, llenos de vida y riqueza, situemos el patrimonio natural como el salvoconducto para un futuro posible, coloquemos a nuestros vecinos como sus mayores defensores.

http://www.google.com/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&docid=9z3L0erEN5_gtM&tbnid=IzY1EGvxxdK5BM:&ved=0CAMQjhw&url=http%3A%2F%2Fes.wikipedia.org%2Fwiki%2FLepe&ei=BRf6U960MYep0AWWu4GgDQ&bvm=bv.73612305,d.bGE&psig=AFQjCNF9GZwNHBqkws_WWybonGx7j69gQg&ust=1408985213051042

http://www.google.com/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&docid=9z3L0erEN5_gtM&tbnid=IzY1EGvxxdK5BM:&ved=0CAMQjhw&url=http%3A%2F%2Fes.wikipedia.org%2Fwiki%2FLepe&ei=BRf6U960MYep0AWWu4GgDQ&bvm=bv.73612305,d.bGE&psig=AFQjCNF9GZwNHBqkws_WWybonGx7j69gQg&ust=1408985213051042

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario